15.2.10

ESPECIAL YAOI


^^
ESPECIAL YAOI: ONE SHOT DE CADA PAREJA.

SINOPSIS: Varios ONESHOTS con cada pareja imaginable (y no tanto) con los 5 chicos que tanto amamos: TVXQ. Un milagro que sólo el día de San Valentín podría traer.  Espero que disfruten cada una de las historias.
*Lamento si no son muy largos, y si algunos, como el HOSU ya casi ni parecen shot, sino simples cuentos. T__T. Digamos que el día de San Valentín hace milagros, pero... ver de la noche a la mañana al HOSU cómo una pareja es otra cosa. muajaja. No se traumen que NO HAY LEMON. a lo mucho besos, así que aquellas que no les guste, pueden leerlos e imaginar que son alguna otra pareja. ^^

ADVERTENCIA: Que sean del día de San Valentín no significa que todas serán felices. ^^

ESPECIAL YAOI: YOOMIN

YOOMIN
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

YOO-MIN (YOOCHUN-CHANGMIN)

YOOCHUN:

No soporto que peleemos, que estés ausente me carcome por dentro.

Aunque nadie sepa de lo nuestro, siempre podíamos tomarnos de las manos, eras tú el que acomodaba mi cabello, el que rozaba mi piel como al descuido, el que amaba como un loco y me enseñaba como ser feliz. ¡Siempre tú!


¡No salgo con Junsu y nunca lo haré porque sólo está tu nombre grabado en mí! ¡Siempre fue así! ¡Siempre lo será!

― Changmin-ah —llamé pero no me hiciste caso. Me colé dentro de tu oscura habitación. En la penumbra tomé tus manos, y te oí sollozar— perdona —dije. Era la única manera que se me ocurría de tranquilizar tu corazón.

Me tendí a tu lado y acaricié tu pecho. Tu brazo rodeó mi cuello. Tus manos se fijaron en mi espalda.

― Mi niño llora por algo que no es cierto….
― Pero Junsu lo dijo…
― Acabo de hablar con él. Está tan arrepentido. Recuerda que nadie en esta casa sabía de lo nuestro. Él sólo estaba jugando.
― Pero…
― Ya no lo escondamos más. Todos ellos, aunque algo sorprendidos, están felices por nosotros. Con decirte que Jae hyung está inventando algún nombre para llamarnos. Junsu me rogó para que viniera a explicarte todo… pero no lo dejé.
― Hyung…
― No llores más o yo también lloraré. Pareces un bebé.
― Mira quién habla —susurró algo enojado.
― Mi lindo bebé.

Sus manitas ya no me soltarían y yo era feliz con eso. Lo envolví con mis brazos mientras él susurraba en mi oído todo lo que me haría en la oscuridad de su cuarto.


ESPECIAL YAOI: HOMIN

HOMIN
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

HO-MIN (YUNHO-CHANGMIN)

CHANGMIN:

“Mi corazón fue golpeado, humillado, dejado como un trapo viejo en algún lugar desconocido hasta para mí mismo. Creí que viviría para siempre como un ser falta de alma. Me intenté tantas cosas con esa otra persona, le di todo lo que tenía y al final… me quedé sin nada.

Estaba tan asustado de volver a amar, además que creía que eso era absolutamente imposible. No quería y NO TENÍA nada que ofrecer. ¿Quién se fijaría en alguien así?



Entonces, como salido de un sueño, hermoso, de esos en los que siempre te despiertas en la mejor parte, apareciste tú o, mejor dicho, ya estabas ahí, pero nunca te vi.

Tú con tanto cariño curaste una a una mis heridas, rearmaste mi corazón, encontraste cada parte de mi alma, la sanaste, tu sonrisa fue mi medicina; tú, mi doctor. No sé en qué momento te empecé a mirar con otros ojos. Sin proponértelo, te habías metido muy, muy dentro de mi nuevo corazón.

Hasta que te vi con esa chica…

No lo sospeché, nunca se me cruzó por la cabeza que tú ya tenías a quien amar. Fui yo quien se inventó todo y después de todo lo que has hecho por mí no tengo fuerza para verte a la cara otra vez. Ya no tengo fuerzas para intentar sobreponerme a esta nueva decepción. Lamento los problemas que te he causado y los que te causen esta carta.

Sólo olvídalo, como trataré de hacerlo yo.

No volveré a molestarte.

Yunho”.


Releí Tu carta con mucho cuidado. Una y otra vez mientras que se me agitaba el corazón por la desesperación de no encontrarte. ¿Adónde fuiste?

Te equivocas, hyung. No fui sólo un buen samaritano. Te he querido siempre, pero me prometí alejarme de ti lo más posible al verte feliz al lado de esa otra persona. Sin embargo, mi voluntad flaqueó en cuanto te vi destrozado por su adiós. No fui capaz de mantenerme firme y me dejé llevar por mi corazón. Te cuidé con todo el amor que pude aunque trataba de no demostrarlo porque estabas tan lastimado que no quería agobiarte con mis sentimientos. Por eso callé mi confesión que me quemaba en la garganta y en cada parte de mi corazón. Deseaba que tus alas sanaran. No sabía que yo ya era parte de ti.

En aquellas ocasiones en las que llorabas de la nada, cuando te derrumbabas frente a mis ojos, era cuando más lo odiaba, a esa persona, la maldecía, me desesperaba tratando de calmarte.

“¿Qué puedo hacer para ayudarlo?” era una pregunta constante. A veces me sentía tan miserable al verte llorar que yo también lo hacía. Porque, aunque no te causé el daño, sentía que me aprovechaba de tu dolor para acercarme a ti.

Saber que tú también me quieres me deja claro que los milagros existen y es por eso que quiero creer que te encontraré, mi dulce hyung, en tu cabaña en medio de la nada a la que me llevó la intuición. Ahí estabas, tendido en la cama con el brazo cubriéndote los ojos, con el rostro húmedo. Dormías.

Me acerqué lentamente y me senté en el borde de la cama, te moviste un poco, pero no despertaste. ¿Por dónde empezar a contarte todo? Quedé atrapado en la visión de tu rostro y tus lágrimas sobre él. Las limpié suavemente. Temía que rompieras, que te desvanecerías en el aire justo como mencionaste en tu carta sobre esos sueños felices.

Te sonreí en cuanto abriste un poco la boca. Debías estar sumamente adormilado. Me agaché un poco. El pulso me saltaba con exagerada velocidad, el calor aumentaba.

A unos centímetros de tu rostro, tan cerca de un solo movimiento podía besarte, sentir tu aroma enloquecer mis sentidos. Era libre ahora, para mostrarte mis sentimientos. Caí lentamente hasta ti. Mis labios probaron por primera vez los tuyos. ¡¡El mejor sabor de todos!! Uno que se convertía en mi necesidad. Me separé aún sin quererlo. Ya estabas despierto, casi incrédulo balbuceaste:

― ¿Estoy… soñando?
― No —dije —a menos que yo esté soñando exactamente lo mismo no…

Fuiste tú el que rodeó mi cuello con tus brazos, ni siquiera me dejaste terminar. Me besaste cómo nunca nadie lo había hecho. Una largo, uno que especificaba puntos, que aclaraba malentendidos, que era elocuente en cuanto a sentimientos.

Uno que me decía que ahora yo era completamente tuyo y tú, completamente mío.



EL Homin va con cariño para Maritza que me lo pidió hace mil años. Sorry por la tardanza.

ESPECIAL YAOI: JAEMIN

JAEMIN
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

JAE-MIN (JAEJOONG-CHANGMIN)

JAEJOONG:

― ¿Estás terminado conmigo?

Es una pregunta inútil ya que ni siquiera necesito escuchar tu respuesta. Me lo has dicho sin siquiera mover los labios. Tal vez si me marchara, luego me buscarías arrepentido… como siempre. Pero… ¿y si no?


No, no, no, no quiero que eso suceda, no quiero dejarte, NO PUEDO dejarte. Necesito de tu amor, ¿no lo entiendes? Te necesito a ti, toma mi mano y sonríeme como antes y repite cuanto me quieres, ¿no puedes hacer ni siquiera eso por mí? Este tú no es real, no puede ser… es imposible… ¡Es mentira!

En las mañanas, es tu sonrisa la que me levanta; es tu aroma mejor que cualquier café; tu rostro, el mejor lienzo que adorna mi casa; tu brillante sonrisa, el mejor sistema de iluminación; tu cercanía, tu piel, el más sobresaliente entre los métodos de calefacción; tu compañía… mi todo. Quisiera, estar contigo por siempre…

Por favor… somos como uno,
¡¡No podemos partirnos!!

Necesito de ti,
Tú me enseñaste a quererte,
A necesitarte,
A cuidarte,
A estar contigo en las buenas y en las malas
No podré encontrar nunca a alguien más.

Te quiero… aunque tú… ya no a mí.

ESPECIAL YAOI: MINSU

MINSU
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

MIN-SU (CHANGMIN-JUNSU)

CHANGMIN:

Llevo cerca de dos horas en la banca del parque.

Estaba tan emocionado cuando salí de casa, hasta compré algunas cosas especialmente para esta cita, nuestra primera cita. Tu rostro sonriente se pasea por mi memoria al mismo tiempo que mis palabras obligándote a acudir.

Debí saberlo… que no vendrías.

Incluso conociendo eso, sigo esperándote. La emoción que embargaba los primeros minutos ha desaparecido poco a poco, dejando paso a la tristeza, a la soledad y a un maldito: “No vendrá nunca, no llegará”. Por más que exhalo o agitó mi cabeza, esos pensamientos siguen ahí, más fuertes, como un martillo golpeando mi cabeza.

Ha empezado a llover, el repiqueteo de las gotas en mi paraguas me recuerda el tiempo y éste…, tu ausencia. Mi cara está húmeda y no precisamente por causa de la lluvia.

¿Qué me hizo pensar que te interesarías por mí? Tal vez creíste que sería una broma, una tonta y de mal gusto. Aquella vez, cuando te robé ese beso mientras dormías, hizo que me diera cuenta que estás más clavado en mí de lo que creí. No sé qué me dio esperanzas, qué fue lo que, en mi loca imaginación, me animó a decirte todo… y al final obligarte —animarte sonaría mejor; pero no logré hacer eso— a tener una cita…

5 horas ya…

No quiero regresar a casa. Temo verte allá. No sé que diré. No concibo tus palabras tampoco. Tal vez te rías… de mí o me ignores o vayas por ahí con Yoochun. Quizá sólo crees que soy un niño inmaduro… que juego contigo, que miento, que mis sentimientos son falsos… Irme significaría aceptar que esto nunca será.

No quiero… no quiero aceptarlo…

“No vendrás nunca”

Lo sé, incluso así quiero esperar. El viento es más fuerte ahora. El paraguas se balancea de un lado a otro… Estoy completamente mojado.

Es hora de irme. Ya basta de hacerte el tonto, Changmin-ah.

― ¡¡Changmin-ah!! —justo cuando me puse de pie, tu voz surgió de algún lado. Hasta el repiqueteo de las gotas en el asfalto cedió el paso al sonido de tus pasos apresurados— ¡Uff! Creí que no te encontraría. ¡Perdóname, por favor! Yo… me quedé dormido en el autobús y me llevó sabrá Dios por dónde —tenías una sonrisa avergonzada pintada en el rostro.
― ¿Eso quiere decir… que sí… querías venir?—pregunté con algo de miedo y casi sin voz.
― ¡Por supuesto! —levantaste el dedo pulgar y me guiñaste el ojo. Luego te inclinaste hacia mí para indagar en mi rostro— ¿Qué has estado pensando? ¡Aish! Vamos, e recompensaré por la espera —levantaste un par de veces las cejas.

Tu mano se posó en la mía y me jaló hacia algún lado. ¡Qué importaba hacia adónde si era contigo, iría hasta el mismísimo infierno! La estreché en silencio.

― Creí que me pegarías por hacerte esperar; en cambio, descubro que Changmin tiene miedo de perderme —Aunque tratabas de darle algo de hilaridad a tu voz, sólo la hacías más dulce. Reconfortaba mi corazón.
― ¡Yah! —fingí enojarme, pero estaba tan feliz de verte que sólo pude gritar eso.
― Changmin es muy importante para mí. Aish… creí que moriría sin verlo atrapado en el fin del mundo en ese bus. Díselo por mí. A veces puede ser algo tonto… y no darse cuenta de eso… —y luego rió.

Nuestras manos unidas, al igual que nuestros corazones. No lo noté hasta entonces, lo rápido de tus latidos, aquel intenso brillo y felicidad en tu mirada… lo mismo que yo…

― Junsu-ya…

Ya no dudaría y aunque recién empezamos a salir, muero por gritarte ¡cuánto te quiero!



El Minsu va para Hazuki ^^, que es una de sus parejas favoritas. ^^

ESPECIAL YAOI: JAECHUNSU

JAECHUNSU
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

JAE-CHUN-SU (JAEJOONG-YOOCHUN-JUNSU)

JAEJOONG:

Aunque siempre bromeo, esta vez es diferente. Estoy tan asustado que vomitaré. Tiemblo sin cesar. ¿Qué dirás cuando lo oigas?

― Estoy… lo que trato de decirte… es…

Te has fijado en mí con aquella expresión angelical porque no entiendes nada. ¿Cómo te lo hago saber…? Que me gustas… Ya ni siquiera sé cuándo empezó. Sólo me di cuenta que no podía vivir sin mirarte aunque sea de lejos. Estaba siempre atento a tus pedidos, a tus llantos, a tus juegos, a tus gritos… estabas siempre en primer plano.


― ¿Sucede algo? —preguntó Yoochun, te tomó de la mano y luego sonrió— ¿hyung, te conté que Junsu y yo estamos saliendo?

¿Saliendo? ¿Alguien puede recoger mi corazón? Está tirado en el piso, roto y pisado. Lo obvio no fue evidente para mí. Estaba tan concentrado en Junsu que nunca me di cuenta que él… y Yoochun…

― Fe… li… ci… dades… —susurré a penas.

Traté de irme, pero Yoochun me siguió. Me jaló a un costado.

― No sabía que ustedes…

Me abrazó con todas sus fuerzas. Estaba tan sorprendido que, sin querer, empecé a llorar.

― Yo lo siento, hyung, siento no habértelo dicho antes… de haber sido así, no te habrías enamorado… no sufrirías…
― No… estaré bien… Ahora debo irme.

El regresó junto a ti. Antes de desaparecer, pude escucharte intercambiar algunas palabras con él:

― ¿Qué sucedió? Se veía muy triste.
― Nada, baby, nada…

ESPECIAL YAOI: JAECHUN

JAECHUN
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

JAE-CHUN (YOOCHUN-JAEJOONG)

YOOCHUN:

― ¡Estoy harto de todo esto! ¡Me hartas! ¡Estoy cansado de ti! —mentira y era tan falsa que mis ojos se inundaron para confirmarlo.

Aun así, te empujé para que lo creyeras. Tu mirada ida, tu rostro cansado y esa triste sonrisa… querían engañarme. Aunque te amo con toda el alma, tanto que el dolor es increíblemente más hondo que cualquier otro que haya sentido antes, quiero acabar con esto, justamente por eso, porque no soporto más… el sentir que mi pecho se parte… más y más.


Ese maldito silencio tuyo, tus ojos ausentes, son peor que la muerte ¿lo sabes? Ese sentirme abandonado me hacen pensar que soy el único que ama. Incluso, a veces, en lo momento de terror insondables, en los que la venda abandonaba mis ojos, podía verlo claramente.

Traté de irme de tu habitación, lejos, lejos, tirar mi corazón en el fin del mundo para que no me queme, para que no cante, con lágrimas, que todavía te amaremos.

― No te vayas, por favor —te escuché susurrar.

No quería mirarte, fingí no escucharte, pero mis pasos eran tan lentos porque ya no tenía aire y porque alejándome de ti me estaba empezando a congelar.

― Por favor… quédate — ¿había cierto sufrimiento en tu voz?
― ¿Para qué, hyung? ¡¡ ¿para qué?!! Es obvio que lo nuestro no te importa… Estoy… tan cansado… Por favor… déjame ir… —grité de espaldas a él.
― ¡¡No puedo!! Sé que debería, sé cuanto dolor te he causado, pero… no puedes irte, no puedo dejarte libre, no quiero perderte, yo… realmente… te amo… es sólo que…
― No, no mientas más. Tú sólo quieres a alguien que cuide de ti —se me quebró la voz.

Claro, claro… eso siempre lo supe, pero decirlo en voz alta era diferente…, era aceptarlo…, era clavarlo con filudo cuchillo en mi alma.

― Déjame… ir…—volví a decir ya casi sin voz. ¡Pero rogaba que dijera que no! Y aún así lo seguía repitiendo, siempre con miedo. ¿Qué haría si dijera que si? Que si me dejaba irme… ¿qué harían entonces?

Se levantó de un saltó y tomó mi mano entre las suyas.

― Es justo ahora que quieres marcharte que me doy cuenta cuán importante eres para mí… por favor…
― Déjame ir…
― ¡No! ¡No! —me jaló y me envolvió con sus brazos. Su respiración acariciaba mi cuelo, era cálida, rozaba mi piel, la enloquecía, ME enloquecía, me devolvía la vida, calentaba mi cuerpo —lo prometo, Yoochun-ah, esta vez… esta vez… me pedirás que te deje tranquilo… ya no frenaré mis sentimientos.

Su rostro se iluminó con una sonrisa que esta vez llegó hasta mí, una que había estado ausente por mucho tiempo.

― Te creo —le dije.

Él sólo se pegó a mi boca que reconoció sus labios de inmediato, jugué con ellos, los acaricié, les dejé adheridos mucho, mucho, mucho rato. Entre sofocos, cuando sus manos ya se estaban internando dentro de mi ropa, musité:

― Esta vez… te creo… creo…

ESPECIAL YAOI: YUNJAE

YUNJAE
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

YUN-JAE (YUNHO-JAEJOONG)

YUNHO:

Se ha apagado la felicidad que sentí al estar contigo por primera vez, justo hace a penas unos momentos. Se ha ido por completo. No sé en qué momento olvidé, en que instante dejé vagar mi mente y te imaginé llamándome, gimiendo mi nombre y no el de aquél. Tus lágrimas me han devuelto a la realidad, una que me aplasta, que me golpea, que me recuerda insignificante a tus ojos, una… que me despedaza.

¿Por qué tuvo que ser él? ¿Por qué no puedo ser yo? ¿Por qué?

Yo soy quien te ha besado,
Yo soy el que ha acariciado tu cuerpo,
Yo soy el que te hizo el amor,
Entonces… porqué… ¿por qué estás llorando por él?
¿Por qué estás pensando en él?
¿Por qué tus labios siguen musitando su nombre y no el mío?
¡Yo estoy aquí!
¡Mírame!
¡Él no está!
¡Nunca estuvo!

¡Mírame!
Por favor…
¿Es que no ves cuánto te necesito?

La noche se marcha,
Y con ella tus abrazos, tus besos y hasta tus lágrimas.

Aunque trate de abrazarte,
te diste la vuelta y luego…
te fuiste aún sin el sol.

Lo sé, que esta será la única vez que tú y yo estemos juntos
Aunque eso de “estemos juntos” es sólo una manera de decir,
Porque aunque tu cuerpo estuvo conmigo ayer
Tu alma vagó tan lejos…
Que a penas si pude verla…

Me duele, pero no puedo hacer más
Que observar tu silueta desvanecerse de mi vida
Y llevarse con ella mi corazón
Y mi sonrisa.


ESPECIAL YAOI: 2U

2u
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

TWO U / 2U (YUNHO-YOOCHUN)

YOOCHUN:

Te amo y recién ahora lo sé. Mientras te veo caminar de la mano de alguien más, tus ojos se posan en mí, pero se alejan rápidamente. Lejos, muy, muy lejos de mí ahora te llevan tus pasos y tu recompuesto corazón se marcha más y más.

Perdóname por no darme cuenta antes, por destruirte, lo lamento. Si te sirve de algo, vivo en un infierno ahora, sin ti, sin salida de soles, sin amor, en la completa soledad, enlodado siempre por mi arrepentimiento, por todo.


Jugué con tu corazón, lo desprecié, te hice sentir menos, porque en ese momento, para mí, estar contigo fue un simple entretenimiento en el que podía escapar quien sabe de qué. ¡Tonto!

¿Qué haré? ¿Cómo saldré de esto?

Cuando pienso en eso no puedo evitar llorar…

Adiós, amor, adiós…

ESPECIAL YAOI: HOSU

HO-SU
ES YAOI. SI NO TE GUSTA, NO LEAS.

HO-SU (YUNHO-JUNSU)

JUNSU:

Que estas letras no se pierdan
Que estas letras se graben en tu corazón
Que estas letras te recuerden cuanto pienso en ti.
Que éstas te hablen de mi amor
Que lleven hasta tus ojos eso que quieres escuchar
Que te digan que te amo.



NOTA: Lamento si es corto y si sólo parece un poemita T__T; pero es que ver a Yunho con Junsu...